Tortilla para “flojos”

Categorías:Recetas veganas
Etiquetas:
Cristina Villora Pereira

No nos vamos a engañar… ¡soy floja!

Siempre me ha dado mucha pereza hacer tortilla, porque yo cocino rico, pero dejo todo hecho un desastre y las patatas friéndose en la sartén durante 25 minutos tienen tiempo para dejar salpicones hasta en el suelo… Así que si eres flojo, confeso como yo, esta es tu receta.

No vas a tardar más de 25 minutos en elaborarla y te aseguro que no vas a encontrar diferencia con la preparada de forma tradicional.

Vas a necesitar:

En primer lugar es necesario pelar y picar finamente las patatas y las cebollas (somos flojos, pero no tanto) y las pondremos en un bol de cristal con tapa, salamos y añadimos una cucharada de un buen aceite de oliva virgen extra. Lo ponemos en el microondas a potencia máxima durante 10 minutos. Con cuidado, ojo el vapor quema mucho, las movemos con una paleta de madera y comprobamos si están tiernas, normalmente suelen ser necesarios un par de minutos más. Cuando estén listas reservamos.

En otro bol ponemos las harinas y añadimos agua y la 1/2 cucharadita de vinadre hasta hacer una “papilla” bastante fluida. Salamos un poco y añadimos las patatas mezclando con cuidado porque no queremos hacer puré.

Ahora viene el momento más crucial… la temida sartén. Te voy a desvelar el truco que va a hacer que no se peguen nunca (si la sartén es antiadherente), ponemos la sartén en el fuego y durante tres o cuatro minutos la calentamos a potencia máxima. Cuando esté muy, muy caliente añadimos una cucharada de aceite. Casi de forma inmediata vas a comprobar que el aceite se va hacia las paredes de la sartén, es el momento de añadir la preparación que teníamos reservada. Rápidamente se va a formar una “costra” (lo comprobaremos moviendo la sartén y viendo como baila nuestra tortilla dentro), bajamos el fuego a potencia media y cocinamos durante 4 minutos. Yo no tengo especial maña y nunca me he fiado de lanzar la tortilla para voltearla de modo que utilizo un plato para hacerlo y me aseguro que mi tortilla no acabe siendo una catástrofe. Cocinamos 3 minutos más y la sacamos a un plato. Es el momento de añadir la sal kala namak que le confiere ese peculiar sabor a “huevo”.

Acompáñala con un poco de veganesa o salmorejo y luego cuéntame qué te ha parecido 🙂