Quiché de puerros y bacon

Categorías:Recetas veganas
Etiquetas:
Cristina Villora Pereira

Desde hace mucho tiempo tenía ganas de probar VeganEgg un producto que prometía sustituir con total fidelidad a los huevos.

Desde que los huevos dejaron de ser un ingrediente en mi cocina, he probado muchas recetas de quiché pero hasta ahora no había encontrado una que me terminase de convencer, las que no resultaban pesadas y harinosas sabían a tofu.

Por eso, fue lo primero que se me ocurrió hacer cuando cayó en mis manos un paquete de VeganEgg.

El resultado me ha sorprendido muy gratamente, proporciona una textura cremosa y nada pesada. Ahora puedo decir bien alto: ¡lo logré!

Para hacer la tuya vas a necesitar:

Para elaborar la masa quebrada:

  • 150 gr de harina de trigo.
  • 70 gr de margarina muy fria.
  • 40 gr de agua.
  • 1 pizca de sal.

Para el relleno:

  • 2 puerros medianos.
  • aceite de oliva.
  • 150 gr de no bacon (Nutriveg).
  • 150 gr de queso crema natural (Sheese).
  • 2 cucharadas soperas colmadas de levadura nutricional.
  • 200 ml de nata de soja.
  • 30 gr de VeganEgg.
  • 255 gr de agua muy fria.
  • 1 pizca de sal.
  • 1 pizca de pimienta.

En primer lugar vamos a preparar la masa quebrada, para ello en un procesador de alimentos introduce todos los ingredientes y bate hasta que quede una mezcla desmigajada. Si no tienes procesador de alimentos puedes hacerlo con las manos. No es necesario amasar, solo deshacer la margarina con el resto de los ingredientes. Tiene que quedar una masa arenosa. Hacer una bola y meter en la nevera al menos media hora.

Precalentamos el horno a 180º, calor arriba y abajo. Mientras tanto, en una sartén ponemos un poco de aceite y ponemos a pochar los puerros cortados en láminas, no es preciso que lleguen a coger color. Reservamos. En la misma sartén doramos el bacon cortado en tiritas y reservamos junto al puerro.

En un bol grande ponemos los 30 gr de VeganEgg  junto al agua muy fria y batimos con barillas hasta obtener una mezcla homogenea y sin grumos, añadimos la nata de soja y el queso crema junto a la levadura nutricional, una pizca de sal y pimienta. Cuando estén los ingredientes bien integrados añadimos el puerro y el bacon que teníamos reservado.

Sacamos la masa quebrada de la nevera, estiramos con un rodillo hasta que tenga un grosor de 0,5 cm de forma uniforme apto para horno. Horneamos 10 minutos.

Una vez que hemos horneado la masa en vacio, sacamos del horno y ponemos la mezcla de la quiche. Volvemos a introducir en el horno 35 minutos y estará lista para degustar.