¿Quién creo la dieta mediterranea?

Dieta Mediterránea: Que Sana, Que “Pluricultural”, Que Familiar… Que Bonita.

Pocos de los adjetivos que se usan para detectar una dieta tienen la posibilidad de impresionar por sí mismos, solo con mentarlo y en el momento en que hace aparición la oración «Dieta Mediterránea». Da lo mismo dónde, si en la propaganda de alimentos o con apariencia de consejo: “prosigue la dieta mediterránea”. Aun se puede decir que es un reclamo de salud en sí. Pero con un enorme y también esencial matiz a tomar en consideración: al poner la «dieta mediterránea» en un envase, al mentarla en un aviso, no se debe responsabilizarse frente absolutamente nadie ni soliciar permiso, por poner un ejemplo, a sanidad. autoridades. . O sea, tanto la dieta como es, como el adjetivo «mediterráneo» referido a los alimentos, no es una declaración de características saludables y por consiguiente no está sosten al escrutinio al que tienen que someterse las auténticas afirmaciones, si bien sean mucho más que una patente las buenas relaciones que la pura mención puede suscitar. Por poner un ejemplo, se puede poner, y en verdad se hizo, “dieta mediterránea” para clasificar -respetuosamente- determinar los alimentos como procesados ​​como pizza industrial, coctel con alcohol o snack o piscolabis con mucho más del 50% de grasa en su composición… y después ser extenso. Absolutamente nadie puede mencionarle nada legalmente al desarrollador. Y de esta forma, hay decenas y decenas de ejemplos afines.

Peculiaridades de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea potenciada se identifica por:

  • Consumo excesivo de hidratos de carbono complejos con apariencia de pan pasta, arroz).
  • Consumo excesivo de frutas y verduras.
  • Consumo excesivo de frutos secos y semillas.
  • Consumo frecuente de legumbres.
  • Abrumador consumo de pescado en frente de carne.
  • Consumo moderado de proteína animal (carne roja y derivados).
  • Bajo consumo de leche y modelos lácteos.
  • Bajo consumo de azúcar fácil.
  • Empleo del aceite de oliva como primordial grasa de la dieta.
  • Empleo de ajo, cebolla, perejil, yerbas y condimentas en la cocina.
  • Consumo moderado de vino con las comidas.
  • Consumir agua con las comidas en vez de refrescos azucarados.

Previamente en este monográfico sobre la dieta mediterránea:

  • Manolo 48 años, 97 kilogramos y su dieta mediterránea
  • , mito y situación (1): una introducción
  • Dieta mediterránea (2): de Rockefeller a los Cayos. Orígenes de un término epidemiológico
  • Dieta mediterránea (3): Ancel Keys y su legado. El estudio de los siete países
  • Dieta mediterránea (4): curiosidad y polémica

No fue exactamente lo que se conoció como el estudio de los siete países lo que lanzó la habitual estrella mediterránea Claves Ancel. Tengamos en cuenta que el citado estudio era una publicación científica de divulgación destinada a ser leída y famosa entre otros muchos científicos y que, además de esto, no había ninguna referencia esencial a nada referente a la “Dieta Mediterránea”.

De los mitos socios a la dieta mediterránea (según tengo comprendido hay), ¿cuál te molesta mucho más?

Probablemente el vino. El que afirme que es bueno tomar medio trago cada día. Muchos son los estudios que se empeñan en garantizar eso. El último sobre esto, si lo lees de cabo a rabo, apuntaba que podría ser positivo en hombres (no mujeres) mayores de 50 años que tomaron vino anteriormente. O sea, un individuo que no reúna estas condiciones no puede comenzar a tomar vino.

Pero mientras que tenga alcohol, ni el vino ni ninguna otra bebida puede ser saludable. Es verdad que tiene dentro resveratrol, taninos, antioxidantes… Pero asimismo tiene 14 grados de alcohol, es tóxico, cancerígeno, crea adicción… Al fin y al cabo, es imposible utilizar el adjetivo saludable a algo que tenga dentro alcohol.

Deja un comentario