¿Qué se le pone a la salsa como conservador?

Doña Guadalupe Fernández del Valle debía trabajar y una de sus amigas fue quien encendió la chispa: le sugirió que usara su don para llevar a cabo salsas. Un día del verano de 2003, Guadalupe acertó con las recetas heredadas de su abuela y cocinó una salsa con chile veracruzano y ajonjolí. Se lo dio a su amiga que quedó encantada con el gusto y le ha dicho: "Véndelo en este momento".

Rodrigo Zuloaga, hijo de Guadalupe, estudiaba comercio en todo el mundo en ese instante y creía en el potencial del producto. En 2004 empezó a comercializar las salsas bajo el nombre de Pita Valle en tiendas gourmet próximas a su ayuntamiento, Zapopan, Jalisco.

Conservantes de salsa de tomate

Jamás he probado esto, pero encontré ciertas recetas en Internet. No obstante, me preocupa la vida útil y las variantes en los métodos de preparación que veo en las recetas son un tanto confusas.

Ciertas recetas solo necesitan que se mezclen los pimientos, ciertas otras verduras (normalmente zanahorias, cebollas o pimientos), condimentos (como azúcar o ajo) y vinagre. La mezcla se mezcla en un procesador de alimentos y está "lista para comer" sin cocinar.

Congelación

Así puedes preservar tu salsa hasta por un año. Puedes usar una bolsa o tarro de calidad, de manera cuidadosa de no romperlo. En el momento de descongelar, recuerda ponerlo en el frigorífico la noche previo para respetar la cadena de congelación y que tu salsa no pierda gusto, textura y rigidez.

En el momento en que hayas llenado un bote de cristal con tu salsa, tápalo bien y colócalo en una cazuela llena de agua hasta el momento en que llegue a la tapa. Puedes sostenerlo a fuego retardado hasta por 40 minutos y hasta el momento en que escuches un pequeño golpe procedente de la tapa, señal de que nos encontramos bien sellados al vacío. Así, su mezcla se sostendrá a lo largo de unos diez meses o mucho más. ¡GUAU!

Leer también:  ¿Qué es la salsa de tomate para aderezar?

Mahonesa simple y fácil

Otra alternativa es llevar a cabo mahonesa rapidísimo, sin limón ni vinagre, y con el huevo entero. O sea, de elementos solo precisaríamos un huevo (con clara y yema), aceite de oliva y sal al gusto. Con una batidora eléctrica vamos a ir mucho más veloz, conque es tan simple como batir el huevo entero, sin alzar la mano del fondo del vaso, y, sin dejar de batir, añadir el aceite y la sal hasta hallar la textura de la salsa. grupo. . Asimismo tenemos la posibilidad de añadir de forma directa el huevo, el aceite y la sal y batirlo todo junto. Eso sí, sin alzar la mano de la batidora del fondo del vaso hasta el momento en que se integre la salsa. Si hemos calculado bien la proporción de aceite, tenemos la posibilidad de batirlo juntos de forma directa, si no, mejor llevarlo a cabo de a poco.

¡Otra rica opción! Si reemplazamos los huevos por youghourt, vamos a hacer que la mahonesa casera sea considerablemente más mantecosa y despacio. Lo vamos a hacer con youghourt natural, sal y pimienta (lo combinamos con la batidora). Hasta entonces, añadir aceite de oliva de a poco hasta emulsionar.

Control de calidad Ruth Buenrostro

Como buenos mexicanos, nos atrae llevar una aceptable salsa con cada comida, y si bien nuestras abuelas los hacían en molcajetes, en la actualidad son tan simples de hallar que están en nosotros. en el autoservicio.

La salsa picante es un producto de rigidez líquida o semilíquida, elaborado desde una mezcla de chiles (frescos, secos o en mantiene), vinagre, vegetales, como tomate y cebolla, y condimentas, que brindan un gusto picante en el paladar hendido.

Leer también:  ¿Cómo se puede sustituir la mayonesa?

Otros Artículos Interesantes...

Subir

Este sitio web utiliza cookies para funcionar correctamente. Más información.