¿Qué pasa si no remojo la avena?

Desde pequeñísima he sentido mucha curiosidad por la comida. Estoy interesadísimo en la comida y en de qué forma emplearla para nuestro beneficio. Como Tecnóloga de Alimentos siempre y en todo momento me agradó evaluar y también integrar nuevos alimentos a mi dieta y la de mi familia, aun adoptando recetas de otros países. Como nutricionista y dietista creo firmemente en el poder de los alimentos en nuestra salud. Estoy seguro de que la base para una mejor salud está en una dieta diferente y balanceada. Apoyado en mis estudios y experiencia, deseo contribuir a otros a integrar alimentos saludables en su dieta día tras día.

¿De qué manera preparas la avena?

  • Puedes cocinarlo y comerlo como atole o papilla, es un sustituto de la harina de trigo, añádelo como harina a tus masas, bizcochos y tortitas

¿Por qué razón remojar la avena?

Al remojar la avena, puedes explotar mejor sus nutrientes. (Fotografía: Getty Images)

Remojar la avena la hace mucho más asimilable y por consiguiente sus nutrientes se tienen la posibilidad de absorber mejor, y no solo eso: asimismo va a ayudar a absorber mejor los nutrientes del resto alimentos que ingerimos adjuntado con esta . .

Avena blanda con trigo sarraceno

Nuestro primordial consejo es remojar. No obstante, si no tienes tiempo de remojar la avena antes, no hay inconveniente. En las notas poseemos atajos para ti. Pero si sabe que va a comer avena al día después, la mejor forma de conseguir la avena de sus sueños es remojarla a lo largo de la noche en agua fría.

Remojar la avena no solamente la ablanda, sino la hace mucho más tierna, mucho más rápida de cocinar y mucho más simple de digerir. En una comparación separada, podemos encontrar que la avena sin tratar carecía de la textura esponjosa y mantecosa que da la avena remojada. Conque desde este momento, lo empaparemos.

¿De qué forma se siente?

De qué forma sentir avena. (Fotografía: Getty Images)

  1. Primero, coloca en un envase la proporción de avena que vas a elaborar.
  2. Completar con agua hasta el momento en que exceda la avena.
  3. Añadir ácido medio (puede ser una cucharada chica de vinagre de sidra de manzana o el jugo de medio limón).
  4. No combinar, dejar descansar y preservar en rincón fresco, pero no en nevera.
  5. Descansa cuando menos diez horas (aconsejamos toda la noche).
  6. Finalmente, enjuaga, cuela y prepara.

Deja un comentario