¿Qué hacer para que la carne asada no quede dura?

El concepto de un óptimo asado es la carne en su punto y sus propios jugos llenos de gusto. ¿Qué debemos tener en consideración a fin de que la carne no se reseque a lo largo de la cocción?

La pesadilla de cada asado, el asado veloz o la carne bastante seca. La parrillada se encuentra dentro de los platos habituales en el núcleo de la familia o entre amigos, es un tradicional los últimos días de la semana o a lo largo de las asambleas tras un partido de fútbol.

¿Qué acre debo utilizar para cocinar carne asada? ¿Puedo llevarlo a cabo en una sartén, o debo utilizar la plancha y la parrilla?

Existen muchas formas de cocinar la carne asada. Se puede asar a la barbacoa, al horno e inclusive en un asador giratorio al lado de una llama. Pero la carne asada la cocinamos todos y cada uno de los días en sartenes, parrillas, planchas, parrillas o parrillas. La única diferencia entre todos estos utensilios de cocina es que ciertos son planos y otros acanalados. Seleccionar una manera u otra es dependiente del gusto de cada uno de ellos y no afectará a la inocencia del resultado final. Lo que tienes que tener en consideración es el material, la calidad y el espesor de estos utensilios, en tanto que para asar apropiadamente la carne la hectárea de cocina debe lograr una temperatura altísima. En nuestro articulo ¿Qué parrilla de cocina escojo? hallará mucho más datos sobre este tema.

La primera cosa que debemos realizar es calentar el aire de la cocina que hemos escogido. Es primordial que lo calientemos despacio, o sea, no pongamos el fuego al límite y dejemos un rato la cocina para realizar otras cosas hasta el momento en que la sartén humee. Con esto lo único que lograremos es romper la sartén y el antiadherente. Debemos calentar la sartén a fuego medio y de a poco ir subiendo la intensidad de la llama hasta lograr la temperatura deseada. Así mismo, el calor se distribuirá uniformemente sobre la área, la carne se cocinará uniformemente y no se pegará a la área de cocción de la parte. Todo cuanto debemos llevar a cabo es girarlo una vez. Si lo hacemos regularmente, lo único que lograremos va a ser marearla. Si solicitamos que se corte en un centímetro y medio de espesor, debemos cocerlo un minuto por cada lado a fin de que se cocine de manera perfecta. Y desde aquí, tú decides. Puedes extender los tiempos a fin de que sea mucho más o acortarlos a fin de que sea un tanto menos. En nuestro articulo Misterios de la cocina a la parrilla te contamos mucho más datos. Leyendo todo lo mencionado, semeja que requerimos una maestría completa para cocinar carne asada. Pero es verdaderamente muy sencilla.

No existe el asado especial… ¡Por supuesto que sí! Prosigue estos consejos para hacerlo y que quede jugoso

¡El plan está hecho! El rosbif se va a hacer con amigos y tú eres el anfitrión, pero ¿sabes de qué forma realizar el rosbif especial? Con estos consejos les demostrarás que eres el Profesor de la Red.

  • Cerciórate de que los trozos de carbón sean enormes y no se deshagan de manera fácil.
  • Tu parrilla ha de estar limpia y sin restos de asados ​​precedentes que logren deteriorar el gusto de tu carne.
  • Precalentar la parrilla y cepillarla con unas pinceladas de aceite vegetal. Esto va a hacer que su carne sea mucho más jugosa y no se pegue ni se queme.

Otros trucos para cocinar la carne y que quede tierna:

  • Marinada: Combinar un factor ácido en aceite como jugo de limón, vinagre, vino, cerveza, jugo Tomates … Es un suavizante de ácidos natural. Tocamos tomillo, albaca o romero. En el momento en que la mezcla está ya lista, la carne sumergida se deja descansar un mínimo de 30 minutos y un máximo de 12 horas. Cuanto mucho más duro, mucho más tiempo de marinado. Por último, la carne se escurre y se cuece. Te dejamos este ternera a la Bourguignon a fin de que lo pruebes.
  • Escabeche: La carne descansa en una mezcla de aceite, vinagre, ajo, pimentón, ciertas yerbas aromatizadas y sal. Por lo menos una hora antes de cocinar, así sea frito o asado. Este género de adobo es realmente útil para piezas mucho más secas, sin mucha grasa entreverada. Prueba a llevar a cabo el lomo de cerdo casero.
  • Pan: Usamos huevo batido, harina y pan rallado habitual o pan rallado con pedacitos de ajo, perejil e inclusive ralladura de limón. El empanado provoca que la área quede crocante y la carne interior jugosa, como en la milanesa italiana.
  • El bicarbonato de sodio descompone las proteínas de la carne haciéndola mucho más despacio. Espolvorea bicarbonato de sodio por toda la carne (o mézclalo con agua) y déjalo descansar en el refrigerador a lo largo de múltiples horas.
  • Alargarlo sobre el puré de frutas. Ciertas frutas, como el kiwi, la piña y la papaya, poseen enzimas que descomponen el colágeno de la carne. El kiwi es preferible para mondar y machacar, y diseminar la fruta sobre la área. Tras unos quince minutos, la carne va a estar considerablemente más tierna.
  • Para cocinar carnes maduras o duras, un truco es añadir una copa de brandy al guiso. Considerablemente más tierno y sabroso.
  • Con maicena: Es un misterio para cocinar la carne. Primero tienes que ponerlo en un envase tapado con una cucharada de maicena para 2 vasos de agua (para unos 500 gramos de carne). Dejamos unos diez o 15 minutos, y después lo doramos a lo largo de medio minuto en la sartén. Más tarde, la carne se guisa a fuego retardado, cuidando que jamás se quede sin agua.

De qué forma socorrer un asado duro

Los asadores tienden a emplear los cortes de carne mucho más duros – ternera asada o paletilla – que tienen mucho más gusto. La cocción lenta a fuego retardado funde el tejido conectivo fuerte entre las fibras musculares, dejando una carne tierna que se deshace con el tenedor.

Para asados ​​y otras carnes duras cocinadas a fuego retardado, la grasa es tu amiga. La grasa no solo añade gusto, sino asiste para eludir que la carne se seque a lo largo de la cocción lenta prolongada. Conque busque cortes que estén bien veteados de grasa.

Deja un comentario