¿Qué es el coral de la cabeza del bogavante?

El coral de la cabeza del bogavante es una parte comestible de la cabeza de este crustáceo que se encuentra entre los ojos y las mandíbulas. Es de color rosado o rojo y tiene una textura suave y gelatinosa. Es considerado un manjar delicioso y es muy valorado en la cocina mediterránea y francesa.

El coral de la cabeza del bogavante es rico en sabor y contiene una gran cantidad de proteínas, minerales y vitaminas. Es especialmente rico en vitamina A y vitamina E, lo que lo convierte en una excelente opción para mejorar la salud de la piel y los ojos.

El coral de la cabeza del bogavante se puede utilizar en una variedad de platos, como salsas, sopas y guisos, aunque también se puede disfrutar simplemente cocido y sazonado con limón y hierbas. Es importante tener en cuenta que el coral de la cabeza del bogavante se debe cocinar antes de consumirlo, ya que no se puede comer crudo.

La langosta se encuentra dentro de los mariscos de los que mucho más supones tenemos la posibilidad de tener en el momento de hacerla. Lo más esencial es estudiar realmente bien a adecentar y recortar, y el resto es cuestión de práctica.

Aspecto y morfología de la langosta azul y roja

En dependencia de la zona de España, la langosta azul se llama: lubrigante, grimalt, abakando, bugre o llocántaro, entre otros muchos nombres. La langosta prospera en el Océano Atlántico, desde Escandinavia hasta la costa de Marruecos, el Mediterráneo y el Mar Negro. Escoge entornos rocosos con huecos y recovecos donde resguardarse, y los ejemplares mucho más enormes tienen la posibilidad de llegar más allá hasta 4 kg.

La manera de ámbas especies no difiere bastante y no es sencillo discriminarlas según su morfología. La cabeza de la langosta roja muestra forma de pico y es mucho más grande con relación a el cuerpo en comparación con su familiar gallego. La cabeza de la langosta de estuario tiene corales deliciosos que la clase canadiense no posee.

Receta de Langosta Gallega o Azul a la plancha (receta simple)

Elementos para 2 personas: 2 Langostas Azules (500 – 700 gramos) Aceite de oliva virgen Sal

Elaboración de langosta en el medio y no rompas las cocas ni las tenazas. En estos pequeños ejemplares, la carne se transformará en su jugo y va a ser considerablemente más rica y exquisita.

Preparación:

Calentar una cazuela grande con abundante agua y una cucharada de sal. En el momento en que comience a hervir, escaldar los bogavantes a lo largo de 1 minuto. Retire las langostas y sumérjalas en agua muy fría. Divide las cabezas de los bogavantes, córtalos en el medio y resérvalos. Con unas tijeras cortamos el caparazón del cuerpo del bogavante, de forma cuidadosa de no eliminar la piel a la carne del bogavante. Retiramos de forma cuidadosa todo el cuerpo del bogavante. Nosotros reservamos.

Para realizar la salsa, ralla ¼ de cebolla y sofríela a lo largo de 4 minutos, adjuntado con el trozo de jengibre. Añada las cabezas de langosta cortadas, añada una migaja de sal y salmuera. Pasados ​​los 5 minutos, agregamos el vino blanco y flambeamos. Añada la leche de coco, sazone con sal y deje hervir por otros 5 minutos. Colar la mezcla, retirando los jugos de las cabezas de langosta con el apoyo de un mortero. Desechar las partes sólidas y reservar la nata colada. Poner en un bowl, añadir la xantana y batir con una batidora hasta conseguir la textura deseada. Poner la nata en un cazo, añadir la pulpa de maracuyá (salvo una cucharada) y dejar al fuego unos minutos. Nosotros reservamos.

Elementos

  • +/- 500 g de arroz redondo, preferentemente bomba, pero siempre y en todo momento de grano corto
  • 3 bogavantes, preferentemente enormes (mínimo 500 gramos por parte)
  • 200 gramos. tomates poco dulces
  • 1 pimiento colorado
  • 1 ñora o chorizo ​​
  • 1 cebolla
  • un vaso de vino seis mucho más después, bastante superior)
  • 1 cucharada chica de pimentón dulce
  • unas hebras de azafrán
  • perejil picado
  • ajo
  • AOVE
  • caldo de pescado y marisco tres ocasiones mucho más que el arroz que iremos a usar
  • sal y pimienta negra
  • En Primero, trabaja las langostas. Las cortamos, apartamos la cabeza (que abrimos a lo largo), apartamos las tenazas, las partimos o cortamos y cortamos la cola (varias personas les agrada trocearla y otras eligen que sea de diferente longitud).

Deja un comentario