¿Por qué no debe hervir la crema inglesa?

El día de hoy se establece una diferencia entre:

  • Crema inglesa
  • Crema para glasear.

ORIGEN

Sus orígenes se remontan a inicios del siglo XIX. En 1828, vamos a encontrar entre las recetas del chef real una nata glaseada cuya composición es bastante afín a la que se realiza hoy día. No obstante, la existencia de almidón lo realiza bastante espeso. Esa crema se llamaba entonces la «crema de Francia».

Escoffier examinó y corrigió la receta mientras que se encontraba en Inglaterra, sacando el almidón y realizando una perla con la mezcla. Entonces, la flor y nata de Francia se transformó en la flor y nata de Inglaterra como la conocemos el día de hoy. Esta crema fué la base de varios helados de huevo.

Consejos para una crema inglesa especial

  • La temperatura perfecto para hacerla, una vez fuera del fuego, es de 83º – 84 ºC. Prácticamente en el punto de ebullición. Si tienes un termómetro de cocina, en este momento es buen instante para emplearlo.
  • Otra técnica que se puede usar es añadir el bol a la nata al baño maría con agua fría, y después ir quitando y creando la rigidez que deseamos. Así mismo bajamos la temperatura y logramos supervisar el punto de preparación.
  • Tenemos la posibilidad de emplear una vaina de vainilla pero asimismo tenemos la posibilidad de aromatizarla con cítricos, piel de limón o naranja. Siempre y en todo momento al comienzo de la receta, en el momento en que probamos la leche.
  • La crème anglaise sirve de base para otros postres. Póngalos en vasos o copas, y sobre ellos tenemos la posibilidad de acompañar merengue, nata montada, frutos colorados, fruta caramelizada, bizcochos “borrachos”, etcétera.
  • Asimismo es idóneo para llevar a cabo helados, utilizándolo como base. Vamos a poner la nata inglesa en el congelador, unos 30 minutos. Montar la nata tenuemente (en un caso así cien ml.) y combinar con la nata. Volvemos a meter en el congelador, quitando cada 30 minutos y quitando todo el grupo. Repetimos el desarrollo por lo menos 3 ocasiones. Entonces tapamos con un largometraje y dejamos que se congele.

Receta de natillas inglesas

Las natillas se tienen la posibilidad de llevar a cabo con o sin almidón, cocidas mezclando en la estufa o horneadas en el horno. Ciertos tienen la posibilidad de llevar a cabo recetas de natillas desde el princípio, y los inconvenientes difieren en dependencia de de qué forma se espesan: con almidón (espesadas con almidón y huevos) o sin almidón (espesadas absolutamente con huevos); He incluido los inconvenientes de natillas mucho más usuales con sus resoluciones. Si esto no le es conveniente, intente emplear una mezcla de pudín instantáneo o pudín prefabricado del autoservicio. Asimismo hay la mezcla de pudín de pájaro que es bueno. Proceder a la sección de pastelería – De qué manera revisar el punto de cocción.

No densa: Las yemas de huevo poseen una enzima que descompone el almidón llamada alfa-amilasa. A fin de que la evaporación del almidón tenga éxito en la receta, la enzima debe eliminarse cocinando las natillas hasta cerca del punto de ebullición (justo bajo los 212 grados F). En caso contrario, las enzimas sobrantes asimilan todo el gel de almidón estable y las natillas no son mucho más que líquidas. (Todos los otros métodos de cocción de natillas sin almidón tienen la posibilidad de cuajarse si se cocinan a mucho más de 185 grados).

Receta inglesa de natillas

Las natillas se tienen la posibilidad de elaborar con o sin almidón, cocidas y puestas en la estufa, o al horno. Ciertos tienen la posibilidad de realizar recetas de natillas desde el princípio, y los inconvenientes difieren en dependencia de de qué forma se espesan: con almidón (espesadas con almidón y huevos) o sin almidón (espesadas absolutamente con huevos); He incluido los inconvenientes de natillas mucho más usuales con sus resoluciones. Si esto no le es conveniente, intente utilizar una mezcla de pudín instantáneo o pudín prefabricado del autoservicio. Asimismo hay la mezcla de pudín de pájaro que es bueno. Proceder a la sección de pastelería – De qué forma revisar el punto de cocción.

No densa: Las yemas de huevo poseen una enzima que descompone el almidón llamada alfa-amilasa. A fin de que la evaporación del almidón tenga éxito en la receta, la enzima debe eliminarse cocinando las natillas hasta cerca del punto de ebullición (justo bajo los 212 grados F). En caso contrario, las enzimas sobrantes asimilan todo el gel de almidón estable y las natillas no son mucho más que líquidas. (Todos los otros métodos de cocción de natillas sin almidón tienen la posibilidad de cuajar si se cocinan a mucho más de 185 grados).

Deja un comentario