¿Cuál es la comida tradicional de cordoba?

La tarta cordobesa es una tarta desarrollada con hojaldre y rellena de múltiples elementos como sidra de manzana, pelo de ángel y a veces otros elementos como jamón.

Y por más que creas que no es cierto, hay un día del año destinado a la tarta cordobesa, en concreto el 17 de noviembre. A lo largo de este día, y como es tradición, se efectúa una degustación en la localidad de Córdoba donde se dividen muestras gratis de este delicioso plato.

Alfajores

Las galletas rellenas de esta clase son una comida habitual argentina que se ha extendido a muchas otras unas partes del planeta. Tienen la posibilidad de llevar el relleno que mucho más te agrade (miel, fruta…) a pesar de que los mucho más populares son los de dulce de leche.

No es una comida habitual, pero es una bebida habitual. El Fernet es una bebida alcohólica desarrollada con diversos tipos de yerbas y de color obscuro. Es un ademán frecuente soliciar Coca Cola entre los argentinos y los que desean sentirse un cordobés mucho más. Pero ojo, el Fernet está muy valorado.

Buñuelos de maíz.

Este plato, que es parte primordial de la comida habitual cordobesa, se realiza a partir de maíz, que se muele adjuntado con cebolla, ají picado y sal. En el momento en que todo está bien prensado, se amasa con asistencia de una cuchara.

Se fríe en forma aplanada pero ovalada en los extremos y hay que acompañar con una bola de queso amasa’o y se bebe, que es preferible que la chicha de maíz.

Empanadas cordobesas

Entre los platos habituales cordobeses mucho más exquisitos que puedes hallar en cualquier ubicación y hay una extensa variedad son las empanadas cordobesas, de carne picada, pimentón y masa que te encantarán. me agrada.

Elementos:

Sitios de comidas en Córdoba

¿Sabes en el momento en que escuchas a la multitud nombrar algo, un género de fruta por poner un ejemplo, que no tenías iniciativa de que existía allí? Eso me pasó con la Cuaresma, el Shangri-La de la fruta confitada para mí. He escuchado a mis familiares elogiar estos pequeños melocotones, pero jamás los había visto ni comido hasta recientemente. Visitaba inmuebles históricos en la localidad de Córdoba por mi cuenta. En el momento del almuerzo, escogí un lugar de comidas que se veía atrayente y servía platos habituales.

Leí el menú y me quedé boquiabierto. De postre se sirvieron tortas. Comí una exquisita empanada y locro, un guiso suculento de maíz blanco, calabaza, frijoles blancos y carne. Para llenar un exquisito almuerzo, estos melocotones dulces fueron maridados con quesillo, un queso de leche de vaca clásico y casero, el acompañamiento especial pues corta la tiernicidad de la fruta. Se encontraba exquisito.

Deja un comentario