¿Cómo se prepara un bogavante cocido?

No es recomendable cocinar una langosta congelada pues si la sumerges en agua hirviendo mientras que está congelada, perderá su gusto y el tiempo de cocción va a ser mucho más largo, aparte de que la carne se puede pegar al caparazón, haciéndolo mucho más bien difícil de comer, la manera más óptima de cocinar la langosta congelada es descongelándola de a poco, o sea, llevándola a la parte mucho más fría de la heladera. Una vez descongelado si se puede seguir a cocinarlo.

En el momento de cocer un bogavante antes descongelado, aconsejamos cocinarlo al vapor, en tanto que de esta forma evitará que pierda su gusto. Con lo que pones una cazuela de agua al fuego hasta el momento en que hierva, en el momento en que llegue al punto de poner la parrilla sobre el agua y poner la langosta en la parrilla, añade algo de sal y lauro si lo quieres, deja que se cocine como. esto con la tapa clausurada.

Cocinar langosta fría

Para cocinar langosta fría, se aconseja ponerla en agua muy fría por un tiempo antes de hacerla y después ponerla en agua hirviendo.

Esto va a ayudar a eludir que las patas se caigan, lo que dejaría que el agua se filtre en la cubierta interna y afecte la intensidad del gusto.

Cocinar la langosta

Contenido

  • Cocinar la langosta
  • De qué forma elaborar la cola de una langosta
  • De qué manera comer langosta cocida
  • Recetas de langosta cocida

Preparación

    dependiendo de la proporción de agua del tamaño de la bogavante o, en su defecto, elaborar la mezcla de sal (60 gramos de sal gruesa/litro).
  1. Añadir una hoja de laurel al gusto.
  2. Si la langosta está viva, ponla en agua fría a fin de que no se le caigan las patas a lo largo de la cocción. Si ha muerto, tienes que aguardar a que el agua hierva antes de introducirlo.
  3. En el momento en que el agua comience a hervir, dejar cocer según los tiempos marcados en la tabla.
  4. En el momento en que llegue el tiempo de cocción, saca la langosta del agua.

La langosta se puede comer fría o ardiente, desde Coyomar te aconsejamos gozar de la langosta gallega recién llevada a cabo, ¡te sorprenderá!

Antes de cocinar la receta

  1. En el momento en que sacamos la langosta de su medio natural, empieza a fallecer de manera lenta. Conque para sostenerlo con vida el mayor tiempo viable, es requisito taparlo con un paño húmedo, que cambiaremos cada 12 horas.
  2. Una langosta viva que hemos comprado puede vivir en el frigorífico entre 3 y 4 días a una temperatura de 5 grados. Si vas a usar langosta viva, lo destacado es adquirirla el día previo a fin de que el gusanillo padezca lo menos viable. Al obtener, asegúrese de que la langosta todavía esté viva y se vea animada. Que no presente cortes ni daños, que sus patas y pezuñas estén íntegras, que el caparazón sea duro y consistente.
  3. Si la langosta que iremos a elaborar está viva, ten precaución pues se defenderá. Sus pinzas tienen la posibilidad de ser peligrosas, si bien acostumbran a venir con gomas flexibles a fin de que no se logren abrir, conque no las quites hasta el desenlace del corte.
  1. Ponga la langosta sobre una tabla antideslizante, siempre y en todo momento «boca arriba» con la cola contra la área de corte. La área donde hayamos ido a cortarlo debe dejarnos explotar los jugos que se verterán a lo largo del corte. Ya que este líquido es sabrosísimo y nos dejará ofrecerle un gusto mucho más profundo a nuestro plato.
  2. Cuando hemos fijado el bogavante, ingresamos el cuchillo tras la cabeza y cortamos. El leño se encontraba separado de la cola, en 2 unas partes del mismo tamaño. Entonces ofrecemos la vuelta al bogavante y cortamos la cabeza en 2 partes simétricas. Entonces, corta el leño en trozos medianos, utilizando las anillas de la concha.
  3. Asimismo tenemos la posibilidad de cortarlo en rodajas, empezando con un corte limpio en la cabeza y después rebanando cada anillo del leño. Reservamos en un bol grande.

Deja un comentario