¿Cómo se come los percebes?

Los percebes son un marisco muy popular en la cocina española y portuguesa. Se caracterizan por su sabor intenso y su textura suave, y son una delicia para muchos amantes de los mariscos. Sin embargo, comer percebes puede ser un desafío para algunas personas, ya que su preparación y consumo requiere cierta habilidad y técnica.

Para comer percebes, primero debes cocinarlos adecuadamente. Se recomienda cocerlos en agua hirviendo con sal durante unos 5 minutos. No cocerlos demasiado tiempo, ya que esto puede hacer que se vuelvan duros y difíciles de comer. Una vez cocidos, debes retirarlos del agua y dejarlos enfriar.

Una vez que los percebes estén fríos, debes prepararlos para su consumo. Esto implica pelar la concha dura y retirar la carne del interior. Esto puede ser un poco difícil y requiere cierta habilidad, ya que las conchas son muy resistentes. Una vez que hayas retirado la concha, debes retirar el «bigote» o «barba» del percebe, que se encuentra en la parte inferior del cuerpo.

Una vez que los percebes estén limpios y preparados, puedes comerlos. Es importante tener en cuenta que los percebes son muy sabrosos, pero también son muy salados, por lo que es recomendable comerlos con moderación. También se pueden acompañar con una limonada o una cerveza fría.

En resumen, comer percebes requiere cierta habilidad y técnica. Primero debes cocinarlos adecuadamente, luego retirar la concha dura y retirar el «bigote» o «barba» del percebe antes de comerlo. Es importante tener en cuenta que los percebes son muy sabrosos pero también son muy salados y se recomienda comerlos con moderación y acompañar con una bebida para equilibrar el sabor.

 

  1. En una cazuela extensa se arroja el agua con la cantidad pertinente de sal y el papel de laurel y se pone a fuego fuerte a fin de que hierva.
  2. En el momento en que el agua esté hirviendo, añade los percebes y cubre la cazuela con la tapa. En el momento en que las echen, van a ver que el agua dejó de hervir.

    El agua deja de hervir en el transcurso de un rato en el momento en que metes los percebes

  3. En el momento en que comienza a hervir y a burbujear nuevamente, es el instante de retirarlos con una espumadera.
  4. Colocarlos en un plato y, a fin de que se contengan calientes y lleguen a la mesa por lo menos tibios, lo idóneo es cubrirlos con un paño.

    Percebes recién cocidos

¿De qué manera distinguir los percebes gallegos?

Los percebes abundan en las costas de España, Portugal y Marruecos. Se identifican por un cuerpo alargado con apariencia de tallo que acaba en una suerte de uña de nácar. La mejor calidad es la gallega, merced a la combinación única de características de sus aguas marinas: temperatura, salinidad, orografía, oxigenación por el oleaje y riqueza de nutrientes que afectan al desarrollo de todas y cada una de las especies de marisco.

Hay 2 variedades de percebes, según el medio en el que medran: los expuestos al sol (los gallegos), son de cuerpo corto y rechoncho, mucho más sustanciosos. Las especies sombreadas, que medran bajo el agua (los marroquíes), son mucho más delgadas, alargadas y de calidad inferior.

La comida de los percebes

En este corto estudio, responderemos a el interrogante «¿se puede comer un percebe?» y asimismo vamos a hablar de los métodos de cocción y las recetas de percebes.¿Se puede comer un percebe? Sí, puedes comer percebes. La mayor parte de la multitud no sabe que estas criaturas acuáticas son comibles. Pero los percebes fueron usados como fuente de alimento por bastante gente durante la historia y en el mundo entero, en especial en el momento en que navegaban por el océano, y todavía se usan en la actualidad.El percebe de cuello de cisne es el percebe comible mucho más generalmente visto. Estos percebes están en las rocas y la arena de las playas. Históricamente, a los cristianos se les dejaba comerlos en los días en los que no se podía comer carne, puesto que no se consideraban animales ni peces en el instante de su consumo. No obstante, esta práctica no se encontraba muy popularizada en la temporada.¿De qué manera se recogen los percebes? Visto que los percebes sean un enorme inconveniente para los navíos no impide que se recojan y coman de forma directa del fondo del barco. Durante la historia, esta fué una de las maneras más frecuentes de juntar percebes. Agarrar un percebe es tan simple como pellizcarlo con la punta de los dedos. Ahora, empuje el percebe hacia abajo hasta el momento en que la carne comience a verse por medio de la piel. Asimismo puedes emplear una herramienta de raspado para sacar los percebes del agua. Si, por contra, está frotando percebes de un muelle o barco de madera, tenga precaución de no frotar trozos de madera o los propios percebes.Introducción del chef

Ser útil y probar:

Como tardan poco en cocinarse, lo idóneo es prepararlos inmediatamente antes de comerlos a fin de que estén calientes o cuando menos tibios, que no se hayan enfriado, y cubrirlos siempre y en todo momento con un paño aun mientras que se come uno a fin de que el resto no pierda temperatura.

En este momento solo hay que ponerse manos a la obra para pelarlas y conocer lo jugosas que están. Su gusto es muy característico, en el momento en que aún no los hemos probado nos aseguran que «saben a mar» pero no te puedes imaginar hasta qué punto. Es muy poético decir que saben a barranco, a rocas salobres, aun te imaginas las olas rompiendo… puro mar de… ¡escándalo!

La manera más óptima de gozarlos: cocidos

La manera más óptima de ver el profundo gusto del percebe es cocido y sin más ni más adornos. Preferentemente cocido en agua de mar a lo largo de unos minutos, como dicen en Galicia: «Auga ferver percebes botar, auga ferver percebes eliminar».

Su parte comible es la que forma el tallo, que para comerlo se divide a la altura de la uña y se pela su piel para gozar de un delicioso mordisco de marisco.

Deja un comentario