¿Cómo cocinar legumbres rapido?

  • Se aconseja que los primeros 5-diez minutos de cocción sean a fuego prominente. Así, las legumbres sueltan las impurezas que nosotros, por otra parte, debemos eliminar con una espumadera.
  • No obstante, si el calor sigue prominente a lo largo de la cocción, la piel se desprenderá y nuestras legumbres no van a quedar íntegras. De ahí que, pasados ​​los primeros 5-diez minutos, bajamos el fuego y dejamos que se cocinen a fuego retardado.
  • En el final se echa sal, pues la piel es mucho más dura en el momento en que sigue en agua salobre.
  • Con carácter general se emplearán 3 unas partes de agua por un lado de legumbres.
  • Añadir las lentejas y las alubias y el agua fría. Los garbanzos, en cambio, se tienen que añadir en el momento en que el agua esté hirviendo.
  • Si hay que añadir agua, las lentejas y los garbanzos precisan el agua plus para estar tibios para no ralentizar el desarrollo. Por otra parte, los frijoles precisan agua plus para sostenerlos fríos mientras que se ablandan a lo largo del reposo de la cocción.

Come mucho más frijoles y lentejas

Contenido

  • Come mucho más frijoles y lentejas
  • ) ) ¿Cuál es la primordial diferencia entre cocinar frijoles secos y lentejas secas?

  • De qué forma cocinar pollos
  • En el momento de cocinar legumbres es esencial

Trucos para cocinar legumbres:

guiarte a comenzarte en este fantástico planeta de la piscine.

  • El líquido de cocción: cuanto mayor sea el volumen de agua usado para cocer las legumbres, mucho más color, gusto y nutrientes se generarán. De ahí que es esencial cocinarlos con el agua correcta. Para achicar el potencial flatulento de los frijoles, puede hervirlos de forma lenta con exceso de agua, retirarlos del fuego y dejarlos en remojo a lo largo de precisamente una hora. Entonces se desecha el agua de remojo y se hierven con agua fría. Esto asimismo va a hacer que se cocinen antes.
  • Temperatura de cocción: la temperatura de ebullición (o sea, 100ºC) hace más rápido la cocción de los alimentos, pero crea turbulencias que tienen la posibilidad de dañar las cascarillas de las verduras y lograr que se rompan. De ahí que es considerablemente más aconsejable cocinarlos a una temperatura mucho más baja (entre 80 y 93ºC), pues es mucho más despacio, si bien tarde un tanto mucho más. No requiere un termómetro para ello, pero déjelos «chup-chup» en vez de hervir.
  • Calidad del agua: el agua dura (con altos escenarios de magnesio o calcio) puede postergar el ablandamiento de las legumbres e inclusive eludir que se ablanden. Los líquidos ácidos retrasan la destrucción de los elementos de la cubierta exterior de la semilla, lo que asimismo retrasa el ablandamiento de la leguminosa. No obstante, el agua alcalina tiene el efecto opuesto.
  • Remojo: El remojo de las legumbres secas es el «truco» más especial para apresurar el desarrollo de cocción. Esta personalización puede achicar el tiempo de cocción en un 25 % o mucho más. Es esencial tomar en consideración que las legumbres de tamaño medio absorben la mitad de su aptitud total de agua en ámbas primeras horas de remojo, doblando su peso a las diez-12 horas. No obstante, escaldar los frijoles en el transcurso de un minuto y medio en agua hirviendo es una manera de apresurar el desarrollo de remojo, puesto que los frijoles solo tienen la posibilidad de estar completados para cocinarse en 2-3 horas.
  • Añadir sal y bicarbonato: añadir sal al agua de remojo puede apresurar el desarrollo de hidratación de las legumbres. Añadir cerca de 2 cucharaditas por litro acelerará bastante la cocción. Por otra parte, el tiempo de cocción se puede achicar en prácticamente un 75% agregando una cucharada chica de bicarbonato de sodio por litro de agua. Hay que rememorar, no obstante, que la adición de sales cambia el gusto y la textura de la legumbre y si nos excedemos puede producir un gusto desapacible (por poner un ejemplo, bastante bicarbonato hace un gusto jabonoso poco atrayente y no la sal es bastante). bastante. Deje que el interior de la legumbre se gelifique, dejando una textura blanda). Por otra parte, añadir sal al agua de cocción puede ralentizar el desarrollo de cocción.
  • Las legumbres pequeñas como algunos géneros de lentejas no precisan remojo.
  • La cazuela a presión: esta joya tecnológica puede achicar el tiempo de cocción de las legumbres a diez minutos en el momento en que se remojan en sal.

Trucos para realizar legumbres de manera rápida

  • El primer truco es simple; Para humectar la legumbre en el menor tiempo, lo que haremos es poner a cocer las legumbres en cuestión en una cazuela con abundante agua hirviendo y una cucharada espléndida de bicarbonato sódico. Cocinamos las legumbres a lo largo de diez minutos a fuego prominente, pasado ese tiempo apagamos el fuego, tapamos la cazuela y dejamos las legumbres en remojo en el agua de la cocción hasta el momento en que estemos listas para cocinarlas. En ese instante enjuagamos las legumbres y las agregamos al guiso.
  • Asimismo tenemos la posibilidad de ablandar las legumbres en el microondas; Para esto, lo que debemos realizar es triplicar la proporción de agua de leguminosas que contamos en un envase. Ponemos el microondas a máxima capacidad y dejamos las legumbres unos 15 minutos, precaución pues si no tienen bastante agua se queman y en vez de realizar legumbres se transforman en carbón. Hecho esto, vamos a dejar las legumbres en el agua hasta el momento en que las hayamos ido a cocer.

Ahora ves que llevar a cabo legumbres veloz no es difícil y alguno lo puede realizar. .

¿Tenemos la posibilidad de emplear el agua sobrante del remojo?

Al revés de lo que siempre y en todo momento se dijo, se puede explotar el agua de remojo. Conforme las legumbres se hidratan, algunas substancias, como múltiples minerales, se disuelven en el agua de remojo, lo que sería una lástima perder.

Por este motivo resulta conveniente calcular bien la proporción de agua de remojo a fin de que, pasado el tiempo preciso, las legumbres estén todavía con unos 2 dedos de agua, cantidad bastante para cocerlas después, utilizando de eso de todo.

Deja un comentario