¿Cómo arreglar una crema pastelera muy liquida?

Si tu crema pastelera se ha vuelto demasiado líquida, hay varias formas de arreglarla. Una opción es cocinarla nuevamente, agregando un poco más de harina o maicena para espesarla. Sin embargo, esto puede afectar el sabor de la crema. Otra opción es agregar un poco de gelatina, previamente hidratada y derretida, para ayudar a espesar la crema.

Otra opción es utilizar una técnica conocida como «remontado», que consiste en agregar mantequilla fría a la crema pastelera mientras se mezcla. La mantequilla actúa como un agente espesante y ayuda a darle una consistencia más firme. Esta técnica es especialmente útil si la crema pastelera se ha vuelto líquida debido a un sobrecalentamiento durante el proceso de cocción.

En cualquier caso, es importante recordar que la crema pastelera debe ser cocida a fuego medio o bajo para evitar que se vuelva líquida. También es recomendable remover constantemente para evitar que se formen grumos y para asegurar una cocción uniforme.

En resumen, si tu crema pastelera se ha vuelto demasiado líquida, hay varias formas de arreglarlo, como cocinarla nuevamente con más harina o maicena, agregar gelatina hidratada y derretida, o utilizar la técnica del remontado con mantequilla fría. Lo importante es tener paciencia y tiempo para ir ajustando hasta conseguir la consistencia deseada.

Para llevar a cabo crema de pan de chocolate, debemos mudar el paso inicial de la receta original. Calentamos la leche y le agregamos 50 g de chocolate. Tenemos la posibilidad de obtener tabletas de chocolate al 60 o 70%. En el momento en que el chocolate esté fundido, vamos a seguir la receta original de la crema pastelera, esto es, mezclaremos los huevos, el azúcar y la maicena y lo agregaremos a la leche con el chocolate y removeremos hasta el momento en que espese. Con esta crema tenemos la posibilidad de completar o adornar como deseamos, es tan polivalente como la receta original.

¿Qué realizar si la crema pastelera está muy líquida?

Si la nata está bastante líquida, el truco es añadir medio vaso de nata densa y eliminar la mezcla. De esta manera lograremos que tenga la rigidez que procuramos.

Las natillas bien cocidas soportan bien en el frigorífico hasta 4 días, a pesar de que los últimos días solo resulta conveniente usarlos en postres para hornear, como las tartaletas de crema de frangipane, como esta.

Azúcar glas

Utilizar azúcar glas para azucarar la nata es un enorme aliado puesto que entre sus elementos está una pequeña proporción de almidón que asiste para que la nata se sostenga densa. Conque te invito a que en lugar de azúcar habitual para dulcificarlo, emplees azúcar glass, está libre en todos las tiendas en latas pequeñas.

Para hallar nata montada, en este momento hay en el mercado bolsas de polvos químicos llamados «niveladores de crema» que marchan bastante bien, pero no en todos los casos son simples de localizar en las tiendas comunes. Añadir un sobre en el momento en que la nata esté a medio montar y continuar batiendo hasta el momento en que esté a puntito de nieve.

De qué forma espesar la crema pastelera sin maicena

Crema pastelera impecable La crema pastelera se daña si los huevos se cocinan bastante. Las natillas son una anomalía entre las natillas. Si bien el sobrecalentamiento de una natilla habitual puede lograr que se cuaje, es requisito que alcance el punto de ebullición. Llevarlo a cabo colapsa los huevos y activa el almidón, asegurando la rigidez correcta.

En el momento en que se excita un flan habitual, las proteínas del huevo se aflojan y se entrecruzan, ocasionalmente formando entrecruzamientos que tienen la posibilidad de ocasionar coagulación o capacitación de cadenas. ¿Por qué razón la crema pastelera es diferente? Pues tiene dentro almidón (almidón de trigo o maíz), que perjudica la textura de 2 formas. Primero, el almidón interfiere con el entrecruzamiento de las proteínas del huevo, eludiendo de esta forma la coagulación. Seguidamente, las natillas tienen que calentarse a una temperatura suficientemente alta para eliminar la enzima amilasa que se encuentra en las yemas, que de otra manera descompondría el almidón y haría que las natillas fuesen líquidas.

Grasa

La grasa de las cremas y pastas es lo que verdaderamente atrapa el gusto. De ahí que, frecuentemente nos da la sensación de que la crema pastelera sabe bastante a huevos. La yema de huevo tiene dentro grasas y proteínas y por consiguiente capta realmente bien cualquier aroma o gusto.

Si no disfrutas el gusto a huevo de la nata, disminuye la proporción de yema o huevos de la receta y incrementa un tanto mucho más la proporción de espesante (almidón, harina o fécula). Precisas acrecentar un tanto la proporción de espesante por el hecho de que la yema de huevo o huevo asimismo asiste para espesar un tanto las natillas.

Deja un comentario